Cosas que pasan… cuando se acaba un libro

No es infrecuente que un blog sea la incubadora o zona de obras de un libro que está en proceso. En este caso, por el contrario, este blog es más bien una secuela de un libro ya existente, a modo de continuación para los que ya lo han leído y de invitación para los que no.

CQNP 2

En “Cosas que (nunca) pasan” contaba Pérez cómo su vida cotidiana se había vuelto más delirante de lo deseable a partir del día en que un vejete salió del armario de su dormitorio y se puso a pedirle explicaciones por haberle hecho aparecer allí. Y la cosa fue a peor cuando algunos conocidos del vejete se empeñaron en visitarlo (y no apareciendo por la puerta o llamando por teléfono, sino metiéndose en sus sueños y saliendo de debajo de su cama) para intentar encontrar su problema, el de Pérez, porque todos (menos Pérez) están empeñados en que Pérez tiene un problema.

Ante la insistencia de sus poco deseadas visitas, Pérez termina optando por aceptar con cierta paciencia y bastante humor la situación, lo que no deja de resultar algo sospechoso y puede hacer pensar que, a fin de cuentas, Pérez sí tiene un problema (además del engorro de sus visitantes).

Finalmente, Pérez termina por escribir “Cosas que (nunca) pasan”, optando por hacerse pasar por un personaje de un tal González (Tallón), presunto autor empeñado en quejarse de lo poco que le gusta la excesiva normalidad de su realidad habitual.

Hay que reconocer que para los que no hayan leído “Cosas que (nunca) pasan” es probable que los párrafos anteriores les resulten algo crípticos.  Si es así, en “Retratos breves” se hacen algunas presentaciones que los pueden ayudar a ubicarse algo mejor. En cualquier caso, siempre está la opción de ponerse al día al completo leyéndose el libro, cosa que tanto a Pérez como a González (Tallón) les alegraría mucho.

Pues, dicho lo anterior, y para que los personajes del libro no se aburran demasiado, en  “Secuelas” se irán añadiendo algunas codas a la historia y otros fragmentos de pelaje diverso.

Para terminar, hay que advertir que otra de las cosas que pasan cuando se acaba de escribir un libro y la gente comienza a leerlo es que a una parte le gusta y a otra no. Siendo así, no viene mal repartir un poco la responsabilidad por lo que, prudentemente, procedemos a delatar a los otros culpables:

  • Silvia Meucci y Alberto Suárez, de Meucci Agency y Ageebooks, por ser tan acogedores como profesionales, cuando todo el mundo sabe que en el mundo de las agencias y editoriales eso está muy mal visto.
  • Susana Gaitán, César Martín, Iñaki Díez Cortaberría, Beatriz Ferrari, Raquel Aguirre, Javier Martín y Chema Prado por aportar inspiración en forma de imágenes. A Reg Smythe, el agradecimiento se lo tengo que mandar vía celeste. Más abajo se da el detalle de la autoría de las imágenes usadas en las secuelas.
  • Xosé Mariño y Ramiro Ribeiro, por ayudar a evitar el bochorno de tener que enfrentarse a errores  ortográficos cuando ya es demasiado tarde para corregirlos.

Y, forzando mi tendencia a no ir con los tiempos (…aunque quizás ya vuelva a estar felizmente desfasado), aquí quedan otras opciones de contacto e información:                                                                 Facebook  / @migueltallon / migueltallon@gmx.es

Autoría de imaxes 6

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s